EL EFECTO PIGMALION o el peligro de las etiquetas

Comparte

“Es muy tímido», » ¡Qué malo eres!, «No quiere separase de mi». Son expresiones frecuentes entre adultos, referidas a comportamientosla-vida122 puntuales de niños. Son generalizaciones, que sin pretenderlo, acaban influyendo en el comportamiento de los chicos. Os resumo unas conclusiones sobre lo que en educación llamamos el efecto Pigmalión.

Su nombre se debe a un personaje de la mitología griega, Pigmalión, rey legendario de Chipre, sacerdote y escultor que se enamoró de una de sus creaciones, Galatea, una escultura con las cualidades de la mujer de sus sueños. Afrodita, atendiendo a las plegarias de Pigmalión, otorgó vida a la escultura.

Este fenómeno, estudiado por Rosenthal y Jacobson, básicamente demuestra que las expectativas de una persona, aunque sean falsas, influyen en el rendimiento de otra. En su investigación, informaron a varios profesores sobre la capacidad de un grupo de alumnos. Se les dijo que eran estudiantes brillantes, cuando en realidad se escogieron al azar. Concluyeron que las altas expectativas que los profesores tenían sobre este grupo de alumnos, contribuyeron a un aumento de su rendimiento intelectual.

De alguna forma, nos muestra cómo las creencias que tenemos sobre los demás, pueden ser limitadoras o potenciadoras. A veces, no somos conscientes de que con ellas, provocamos en nuestros hijos y alumnos comportamientos no deseables. Si tenemos la idea de que un niño es torpe o revoltoso, muy probablemente el niño acabe desarrollando el comportamiento que esperamos de él. Y estas expectativas las reflejamos, no sólo verbalmente, sino también en nuestro lenguaje no verbal (gestos, tono de voz, postura, etc.)

Solemos olvidar que una persona inicia su autoconcepto en la infancia, en función de las expectativas que las personas significativas de su entorno depositan en ella. Por lo tanto, si te centras en lo positivo de los niños, hijos o alumnos, te enfocarás en sus cualidades y estas se desarrollarán, mejorando sus posibilidades futuras.