La naturaleza de los niños es asombrarse ante el presente.

Comparte